Construcción, Exterior, Ladrillos

Riesgos que se presentan por la falta de mantenimiento en tu Fachada

¿No te has preguntado qué pasaría exactamente si descuidas tu fachada de ladrillo? La respuesta más lógica sería que se desencadenaría una serie de eventos desafortunados alrededor de tu fachada y por ende por las adyacencias de la misma, causando un mal reparable a un alto costo y diversos dolores de cabeza. Por ello, te traemos una serie de situaciones que se presentan en tu fachada cuando no existe el mantenimiento adecuado, estos son los problemas más recurrentes que aparecen con el descuido de la fachada.

pared ladrillos

Comenzando por la exfoliación, una lesión que se presenta con la acumulación de sucesivas capas de suciedad adheridas a la cara externa del ladrillo, dicha capa causa la modificación de las propiedades físicas del ladrillo, tornándolo un elemento más poroso que de manera progresiva comenzará a descamarse y se disgregará, lo que lleva a que dicha pérdida de solidez en el material pueda provocar a largo plazo desprendimientos puntuales, que puedan llevar abajo una pared completa o fracturar una estructura.

Es turno de la caótica disgregación, lesión que se produce cuando el ladrillo pierde su característica cohesión interna, lo que lleva a que poco a poco se desprenda de manera natural o incluso pueda llegar a retirarse con las manos, la superficie se descascarilla en láminas que se acaban desprendiendo sola, fracturando la estructura del mismo y causando que se pierda adicionalmente el ladrillo como tal, adicionalmente esto provoca problemas de humedad al interior del edificio, e incluso si esta situación se propaga por toda la pared, puede llegar a desplazarse y derrumbarse la misma.

ladrillos

Continuamos con las grietas y fisuras que se producen con el paso del tiempo aunado a los factores climáticos, generalmente son causados por problemas independientes del propio ladrillo, pueden presentarse como movimientos en la estructura, donde provoca deformaciones generales, también se presentan como dilataciones y contracciones en su proceso de fabricación, causado por la exposición a los cambios de temperatura diarios o a la lluvia y distintas inclemencias meteorológicas. Por otra parte, se pueden presentar al existir un error de construcción, como lo pueden ser la insuficiencia de juntas de dilatación o el uso de morteros demasiado escasos de cemento o mal implementados. Esto o la presencia excesiva de exfoliación pueden causar una rotura de piezas, lo que acabará disgregando al ladrillo por completo.

También existen lesiones estéticas como son las eflorescencias, se presentan como manchas blanquecinas en la fachadas de ladrillo, son causadas por medio del agua y por la simple exposición de la intemperie, además de exposición a sales minerales que se encuentren en la composición de algunos tipos de arcillas de ladrillo que se disuelven con agua, para posteriormente cristalizarse en la superficie del ladrillo, otorgándole la apariencia blanquecina.

fachada

Por último y como otra lesión estética tenemos las manchas de humedad, las cuales se presentan cuando existe una acumulación de agua en su interior, lo que genera típicas manchas verdes o negras de humedad, las mismas son colonias de hongos que se aprovechan del exceso de humedad para crecer a pasos de gigante, dicha patología se observa con el tiempo, ya que además dichos excesos de agua en el interior, pueden producir filtraciones al propio interior de la estructura. Ahora la pregunta del millón ¿Estás seguro que no importa cuidar de tus fachadas?

Pues pensamos que ya te dimos razones suficientes para darle atención y tiempo al correcto mantenimiento de tus fachadas, no esperes que alguna de estas pestes toque tu ladrillo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *