Arquitectura, Construcción, Exterior, Ideas para tu hogar, Innovación

Casas prefabricadas y contenedores para menor impacto ambiental

Tres técnicas en la construcción revolucionan la fabricación de casas en el siglo XXI; el prefabricado, los contenedores de carga como vivienda, y las antisísmicas de menor impacto ecológico, y muestran cómo la tecnología se convierte en el centro de nuestras vidas.

Las casas prefabricadas se han convertido en una alternativa viable y práctica para muchos urbanismos, por la rapidez en su levantamiento, su esencia ecológica y el abaratamiento de los costos. Una casa prefabricada está construida en base a un sistema modular con paneles o módulos completos que se unen unos a otros y permiten realizar cualquier diseño y desarrollo de varios pisos.

La  instalación reduce el impacto ambiental, el fabricante ahorra en materiales, los paneles incluyen mucha madera, corcho, cerámica o barro, y fibras de cáñamo que son materiales renovables; el sistema de construcción es abierto al momento del ensamblar sistemas de reciclado de agua o de energías alternativas; el montaje es una obra seca excepto la plataforma o los pilares que sostendrán la casa; los paneles que la constituyen tienen condiciones óptimas de aislación térmica: las piezas han pasado por un estricto control de calidad previo al montaje;. la mayoría de los materiales que se utilizan son reciclables o reutilizables: las casas modulares permiten todo tipo de terminaciones tanto en interiores como en el exterior.

Los contenedores de carga como casa son espacios habitables como casa principal según las tendencias más modernas. La técnica de construcción consiste en ubicar varios contenedores y transformarlos en la base del levantamiento de la casa. Se aprovecha que están hechos a base de acero además de que tienen las dimensiones ideales para habilitar una vivienda dentro.

Entre las ventajas que presenta están la medida económica para realizar cas; además; son fáciles de adquirir; son ideales para personas poco convencionales y prácticas; permiten hacer un desarrollo vertical o lotes residenciales en serie.

En las nuevas opciones también están las casas antisísmicas con sentido ecológico en cuya importancia resalta la estructura respecto a sus componentes de dimensiones apropiadas y materiales resistentes, porque pese a que el objetivo con el que se edifican es garantizar seguridad, no son infalibles.  

Los criterios que se plantean al construir para darle “sismoresistencia” a la propiedad son cuidar la que la geometría de la edificación sea regular y sencilla, con una estructura liviana que aguante menos fuerza durante un sismo. Tiene que tener mayor rigidez a través de vigas y columnas estratégicamente colocadas, garantizar una buena cimentación para evitar que el movimiento lateral de los sismos perjudique la estructura. Esta técnica sugiere el uso de bambú y adobe como materiales principales en la construcción.